Money illustration

Capítulo 1

¿Qué es el dinero?

Antes de profundizar en el concepto de criptomoneda, examinemos primero el concepto de dinero en sí mismo. ¿Qué es el dinero? ¿Por qué tiene valor? ¿Es siquiera algo real? Responder a estas preguntas le ayudará a entender cómo surgieron el Bitcoin y las criptomonedas.

Hoy en día, damos el dinero por sentado. No sólo lo damos por sentado, sino que muchos de nosotros creemos que el dinero es algo estático, cuya naturaleza está tallada en piedra. Nada más lejos de la realidad. La esencia del dinero ha cambiado de forma continua desde su creación. Tiene una larga historia; de hecho, la historia del dinero es también, en última instancia, la historia de la humanidad.

Cómo empezó todo

Esta historia comienza con las tribus prehistóricas. Al igual que los seres humanos de hoy en día, los miembros de los clanes tribales eran humanos de carne y hueso. Como tales, también tenían diferentes talentos, deseos y preferencias. En consecuencia, estos seres premodernos tallaban, coleccionaban, atesoraban e intercambiaban diferentes cosas. A algunos les parecían atractivas las cuentas., otros preferían las conchas, mientras que otros atesoraban pieles o colmillos.

Dinero de concha nativa del Pacífico

Dinero de cáscara

Autor: Queensland Museum

Desde los albores del hombre, hemos coleccionado, atesorado y a veces intercambiado diferentes objetos de colección. De hecho, los auténticos intercambios -o comercio real- no se producían realmente dentro de los clanes tribales. La jerarquía social estaba prácticamente establecida, y cada uno conocía su lugar dentro de la jerarquía, lo que debía hacer y lo que debía poseer.

Cuando la gente empezó a moverse, cuando la interacción humana empezó a traspasar las fronteras de los clanes, las cosas empezaron a cambiar. Cuando los desconocidos empezaron a mezclarse e interactuar con otros desconocidos, el intercambio y el comercio se fueron desarrollando lentamente.

Pronto surgió el dinero mercancía a partir de lo que antes eran objetos de colección y atesoramiento, para facilitar ese comercio. Entre estas mercancías, el oro y la plata tomaron la posición dominante y se consolidaron gradualmente como dinero mercancía por excelencia.

Una de las monedas más antiguas, un Electrum griego del 650 a. C.

Una de las monedas más antiguas, un Electrum griego del 650 a. C.

Autor: cngcoins.com

Metales preciosos y papel moneda

Los metales preciosos no tardaron en circular en forma de monedas acuñadas, debido a su facilidad de transporte. Con ellas se facilitó la medición adecuada de la masa y el peso. A su vez, esto permitió valorar los bienes y servicios y expresarlos en relaciones de intercambio definidas: 1 moneda compra 2 manzanas, etc. Esta comodidad permitió el florecimiento del intercambio y el comercio.

Papel moneda de la dinastía Song, siglo XI

Papel moneda de la dinastía Song, siglo XI

Fuente: Wikimedia

A lo largo de los siglos, se desarrollaron métodos cada vez más sofisticados de uso de las monedas. Sin embargo, en el siglo XV, la invención de la imprenta cambiaría radicalmente las cosas. Lo que ya utilizaban los mercaderes y banqueros de las ciudades-estado italianas de Venecia, Florencia y Génova, de repente podía ampliarse fácilmente: había nacido el papel moneda. Poco a poco, ya no eran las monedas de oro o los lingotes de plata los que cambiaban de manos, sino hojas de papel que se expresaban en onzas o barras de metales preciosos.

Se inventaron diferentes formas de papel moneda, como las letras de cambio o los billetes, y tanto la variedad como la complejidad aumentaron. Sin embargo, todos estos diferentes instrumentos tenían una cosa en común: todos eran canjeables por oro o plata que existía en una bóveda real en algún lugar.

Con o sin respaldo

Con esta nueva etapa, surgió una nueva tentación para la persona que emitía el papel. ¿Y si el papel no tuviera que ser canjeable? ¿Tiene que corresponder realmente a algo tangible? Si bien es cierto que esto dificultaría la confianza en el emisor y en su papel emitido, la tentación fue finalmente demasiado grande y no pudo resistirse.

Un certificado de oro de 100 dólares.

Un certificado de oro de 100 dólares.

Autor: National Numismatic Collection, National Museum of American History

Durante los últimos siglos, la mayoría de las veces se incumplía la promesa de que el papel moneda fuera canjeable en oro. Esto permitió al respectivo emisor emitir una cantidad mayor de "promesas de papel" que las que había de oro o plata en la bóveda real para respaldarlas. Había nacido la infame máquina de imprimir dinero.

De hecho, la mayor proeza en este sentido la protagonizaron los gobiernos cuando muchos de ellos entraron en las dos Guerras Mundiales, cuyos gigantescos gastos sólo pudieron pagarse suspendiendo el canje de sus papeles moneda.

Si bien los gobiernos pretendían restablecer la posibilidad de canjear el oro por el papel moneda después de las guerras, en retrospectiva esto resultó ser una simple excusa. En 1971, EEUU cortó sus lazos con el oro, y con ello todo el planeta siguió su ejemplo.

Al abandonar el patrón oro de una vez por todas, el mundo se convirtió en el reino del dinero fiduciario, es decir, el dinero emitido por el gobierno que no está respaldado por algo tangible.

Por lo tanto, el papel moneda que se utiliza a diario ya no está respaldado por el oro, sino por los bonos del gobierno y la promesa de su respectivo banco central de mantenerlos en funcionamiento.

El dinero de hoy además de ya no estar repaldado por el oro, ya no hay casi papel de por medio. El papel moneda que solemos asociar con el efectivo está en retirada. Hoy en día, el juego ha cambiado para evolucionar hacia el dinero electrónico. También se presenta en una variedad de formas diferentes, ya sean depósitos bancarios, tarjetas de débito/crédito o dinero electrónico transferido a través de aplicaciones bancarias móviles.

Aunque la forma de estos nuevos instrumentos es totalmente diferente a la del papel moneda, su esencia y fondo son esencialmente los mismos. Las formas electrónicas de dinero siguen siendo descendientes del papel moneda, que a su vez desciende del oro. En lo fundamental, nada ha cambiado realmente.

En definitiva, ¿qué es el dinero?

Ahora que ya hemos echado la vista atrás a la historia del dinero y hemos aprendido que el dinero ha sufrido una verdadera transformación a lo largo de los siglos, hablemos de lo que es realmente el dinero.

Con todas las diferentes formas de dinero que han existido y siguen existiendo, ¿existe algo que se le parezca al dinero?

Muchos tienden a creer que las monedas nacionales como el dólar americano, el euro o los francos suizos son lo que debería llamarse dinero real. Si bien es cierto que estas monedas gubernamentales dominan hoy en día, no hay garantía de que sigan haciéndolo en el futuro. A juzgar por el escaso legado del papel moneda, sus perspectivas parecen de hecho bastante sombrías.

Lo que sirve de dinero siempre depende del tiempo y del contexto. No existe un dinero común para todos y para todo.

En busca de una respuesta a lo que es el dinero, el gran economista austriaco Friedrich August von Hayek acuñó el término "moneyness". Como bien dijo:

“El dinero no debe entenderse como un sustantivo sino como un adjetivo.”
Friedrich Hayek

Friedrich Hayek

Según Hayek, las cosas del mundo real muestran más o menos moneyness (concepto referido al "grado del dinero"), lo que significa que algunas cosas son más parecidas al dinero que otras en determinados contextos.

Siguiendo con el planteamiento de Hayek, podemos decir que el concepto de dinero es bastante subjetivo. En el complejo mundo actual, existe una jerarquía del dinero. Para algunas personas, algunas cosas pueden funcionar como dinero mientras que para otras, la misma cosa puede no tener nada que ver con el dinero.

Por ejemplo, las reservas de dinero que los bancos centrales entregan a los bancos comerciales actúan como dinero para estos últimos, pero no tienen ningún uso monetario directo para la gente corriente. Al mismo tiempo, los depósitos bancarios pueden ser perfectamente utilizados por los clientes del banco para pagar cualquier tipo de deudas, pero no tienen ninguna utilidad en el contexto de una relación financiera entre un banco central y un banco comercial.

En última instancia, el dinero es un medio para alcanzar un fin. Puede adoptar diferentes formas, dependiendo del fin. Como tal, el dinero puede verse como una institución para escalar la interacción humana. Es un lenguaje para comunicarse con otros compañeros en el aquí y ahora, pero también en el futuro.

El dinero para el presente encarna el llamado medio de intercambio o medio de pago. El dinero para el futuro tiene la función de ser un depósito de valor. En este sentido, el dinero sirve de vehículo para ahorrar tiempo y energía que puede liberarse más adelante en el tiempo.

Evaluación de la calidad del dinero

La dureza del dinero

¿Cómo nace el dinero? El dinero fiduciario actual lo crean diferentes instituciones. Siguiendo la mencionada jerarquía del dinero, el dinero fiduciario de base es creado por los bancos centrales, mientras que por encima de este dinero de base, los sustitutos y derivados del dinero son emitidos por los bancos comerciales y otras entidades de tipo bancario.

Nuestros antepasados creaban dinero a través de la fuerza y la energía: acuñando dinero a partir de recursos elaborados o extraídos del mundo real. El Wampum de los nativos americanos o las piedras rai de los micronesios eran ejemplos de dinero duro y artesanal.

El oro y la plata son los ejemplos típicos de dinero minado y acuñado. Este tipo de dinero suele denominarse dinero mercancía, ya que se fabrica a partir de una mercancía.

Cuanto más costoso sea producir un dinero mercancía, más "duro" diremos que es ese dinero. Los metales preciosos se consideran uno de los dineros más duros, ya que presentan costes marginales crecientes en su producción. Esto significa que los costes de producción aumentan con cada unidad adicional de oro que se produce, haciendo que sea cada vez más costoso producir una unidad adicional de oro. Esta es la característica que define al oro como dinero duro.

Centralización frente a descentralización

Aparte de la dureza, otra característica importante que define la naturaleza del dinero es su grado de centralización o descentralización. Aunque no existe un dinero totalmente centralizado o completamente descentralizado, los diferentes dineros pueden clasificarse en un espectro de "más" o "menos".

Si la emisión de un dinero es realizada por una institución o un comité, el grado de centralización es bastante alto. Este es el caso del sistema monetario fiduciario actual. La emisión de dinero base fiduciario la lleva a cabo un banco central determinado, que es un comité formado por unas pocas personas. Esta junta de tecnócratas dirige la política monetaria en función de cómo interpreta la situación económica actual de su país.

Como se ha dicho, ningún sistema monetario (ni el dinero) está completamente centralizado. Si observamos el sistema fiduciario actual, mientras que la base monetaria se emite y gobierna de forma centralizada, la expansión (y contracción) de los sustitutos del dinero y de los instrumentos similares al dinero se produce de forma descentralizada: cada banco individual participa en ella. No obstante, la emisión de estos respectivos sustitutos del dinero sigue haciéndose de forma centralizada por diferentes intermediarios.

¿Qué lugar ocupa el papel moneda actual?

Si juzgamos por los factores de dureza y descentralización, el dinero fiduciario sale bastante mal parado. Las monedas fiduciarias ni son duras ni están descentralizadas. Debido a las actuales políticas monetarias ultraexpansivas en todo el mundo, el dinero fiduciario está sujeto a una devaluación constante. Aunque los dólares estadounidenses, los euros o los francos suizos parecen tener un precio estable frente a productos cotidianos como los plátanos, la leche o un kilo de arroz, y la inflación de los precios al consumo es, según las declaraciones oficiales, cercana a cero, estas monedas fiduciarias pierden valor constantemente con el paso de los años.

La carrera hacia el precipicio del dinero fiduciario se hace especialmente evidente cuando se tiene en cuenta la inflación de los precios de los activos: una cantidad determinada de dinero fiduciario permite comprar cada vez menos de un determinado activo más duro, como los bienes inmuebles, el oro o incluso las acciones, con el paso del tiempo.

¿Y qué pasa con el oro?

Aunque el oro es el más duro de todos estos activos tradicionales y siempre se ha percibido como el mejor depósito de valor, el precioso metal amarillo tampoco está realmente descentralizado. Es cierto que el proceso de extracción del oro no está orquestado de forma centralizada y es llevado a cabo por muchos actores dispersos, pero debido a su gran peso y a los altos costes de transacción, el oro ha experimentado un curso natural de centralización cada vez mayor.

Una barra de oro

¿Que duro soy?

Utilizado únicamente como medio de liquidación, el oro comenzó a concentrarse en bóvedas, lo que condujo a una centralización cada vez mayor. Aunque el oro sigue repartido en manos de la gente en forma de monedas, lingotes y joyas, una gran cantidad de oro reside hoy en día en las cámaras acorazadas de los bancos centrales.

Introducción de la resistencia a la censura

En comparación con el oro, el dinero fiduciario está más centralizado. Aunque esta dicotomía entre descentralización y centralización se utiliza con bastante frecuencia, el término "resistencia a la censura" es una forma mejor de describir lo que la gente suele querer decir cuando se refiere a ello.

¿Qué entendemos por resistencia a la censura? Hoy en día, financiamos cosas utilizando dinero fiduciario como principal medio de intercambio en un mundo de intermediarios, que intermedian entre diferentes partes dispuestas a realizar transacciones.

Los intermediarios autorizan o rechazan las transacciones, según la normativa financiera a la que están sometidos. Como resultado, el nivel de descentralización o resistencia a la censura del sistema fiduciario actual es débil. Las transacciones pueden bloquearse en función de factores predeterminados.

Un ejemplo muy chocante pero revelador ocurrió a finales de 2010, cuando el gobierno de EE.UU. ordenó a varias empresas financieras que suspendieran las donaciones a Wikileaks, una organización sin ánimo de lucro, servicio de filtración de información y noticias. No sólo empresas estadounidenses como Visa, Mastercard o Paypal bloquearon los pagos al sitio web de Wikileaks, sino que incluso el brazo financiero de Correos suizo, PostFinance, congeló las cuentas bancarias del fundador de Wikileaks, Julian Assange.

Aunque las acciones de Wikileaks son objeto de debate, este ejemplo demuestra que el sistema actual de dinero fiduciario puede censurar y bloquear a cualquiera a su antojo. Ya sea por razones políticas, religiosas o de otro tipo, el hecho de que esto sea posible debería ser una señal de alarma para cualquiera que esté a favor de una sociedad libre.

Hacer la pregunta correcta

Como conclusión de todo lo anterior, el dinero es realmente una cuestión delicada. El dinero es un medio abstracto para conseguir un fin, pero puede convertirse rápidamente en un fin en sí mismo por una fuerza llamada codicia, que es inherente al ser humano. Por ello, el dinero suele tener mala fama. Para mucha gente, el dinero es una fuerza malévola que corrompe la sociedad. No en vano el refrán dice: "El dinero gobierna el mundo".

Pero, ¿quién manda sobre el dinero? Aunque esta pregunta parezca trivial, la respuesta es crucial. ¿Sólo debes construir su juicio definitivo sobre el dinero si entiendes qué o quién lo controla? Si te cuesta responder a esta pregunta, quizá quieras volver a los párrafos anteriores y releerlos.

Entra en Bitcoin

¿Qué tiene que ver todo lo anterior con las criptomonedas? Resumamos brevemente el estado de nuestro dinero cotidiano:

  • Ha perdido su dureza, es sólo papel y líneas en hojas de Excel
  • Está muy centralizado, lo controlan muy pocas personas
  • Puede ser fácilmente censurado y arrebatado

¿Ve el problema? Estas cuestiones han preocupado cada vez más a la gente y a los economistas en las últimas décadas, y la crisis financiera de 2007-2008 fue un punto de inflexión para muchos.

Por aquel entonces, la cuestión de quién manda sobre el dinero también fue planteada por un seudónimo online llamado Satoshi Nakamoto. En una oscura lista de correo electrónico dirigida a criptógrafos, libertarios y criptoanarquistas, Nakamoto propuso una solución e introdujo el concepto de un sistema de dinero electrónico entre iguales. ¿El único punto de venta? Una red de iguales que funcionaría por sí misma, sin ninguna autoridad central que la supervisara.

En sus primeras conversaciones por correo electrónico con la gente, mencionó por qué una autoridad central que supervise el dinero ha sido históricamente siempre una mala opción:

“El problema de fondo de la moneda convencional es toda la confianza que se requiere para que funcione. Hay que confiar en que el banco central no degradará la moneda, pero la historia de las monedas fiduciarias está llena de violaciones de esa confianza. Hay que confiar en que los bancos guarden nuestro dinero y lo transfieran electrónicamente, pero lo prestan en oleadas de burbujas de crédito sin apenas reservar una fracción. Tenemos que confiarles nuestra privacidad, confiar en que no dejarán que los ladrones de identidad vacíen nuestras cuentas. Sus enormes gastos generales hacen imposibles los micropagos.”

Como el dinero y las finanzas tradicionales dependen de un gran nivel de confianza hacia ellos y como esa confianza se ha roto repetidamente, Nakamoto propuso un sistema alternativo llamado Bitcoin. Se trata de un nuevo sistema en el que se necesitan menos intermediarios, en el que la confianza puede dispersarse entre un mayor número de actores incentivados, y en el que las cosas se rigen y ejecutan principalmente mediante código de programación.

Bitcoin está diseñado para ser un sistema de reglas sin líderes. Es anárquico, pero no caótico. Es un sistema financiero que pertenece a todos y a nadie al mismo tiempo. Su propósito es ser un dinero de las personas, por las personas y para las personas.

Por supuesto, en realidad, Bitcoin no es perfecto (nada lo es) y tampoco es completamente fiable. Pero ese es un tema para otro artículo.

Ya está. Ahora conoces la historia, la naturaleza y la calidad del dinero, y cuáles son los defectos que Bitcoin y las criptomonedas intentan resolver. ¡Enhorabuena!

En resumen

  • El dinero ha tenido una larga evolución. El dinero nunca ha sido un concepto estático, sino que ha surgido de forma espontánea. Desde las conchas marinas hasta las piedras, los objetos preciosos surgieron como principal dinero mercancía. Más tarde, el papel moneda sustituyó progresivamente al oro y la plata, culminando en el estándar fiduciario. Hoy en día, el dinero se presenta principalmente de forma electrónica.
  • La dicotomía entre el papel moneda y el oro lleva a una pregunta clave: ¿Está el dinero respaldado por algo real? ¿O simplemente flota libremente frente a otros dineros diferentes? Es importante entender que no hay una sola forma de dinero. El dinero es algo subjetivo que adopta muchas formas.
  • Aunque las monedas fiduciarias son la forma de dinero dominante en la actualidad, recientemente han surgido preguntas sobre la dureza del dinero y su descentralización. ¿Por qué? Porque cada vez es más evidente que el dinero fiduciario no cumple con estas dos características. El dinero fiduciario se devalúa continuamente y puede ser fácilmente confiscado.
  • Con el Bitcoin y las criptomonedas, han surgido nuevas formas de dinero como respuesta al pobre historial del dinero fiduciario no respaldado por el oro. Representan una forma innovadora de imaginar un sistema financiero alternativo. En pocas palabras: son un intento de arrebatar el dinero como motor de la economía, la política y la sociedad de las manos de las autoridades centrales.

¡No te pierdas la próxima guía!

Suscríbete a nuestra Newsletter y consigue los próximos capítulos directamente en su correo electrónico.

Suscribirme